jueves, 29 de octubre de 2015

Convierte tu Volvo en lo que siempre has querido




Pues sí, muchas veces nos compramos ese objeto deseable y fiable que se llama Volvo y nos damos cuenta de que con el paso del tiempo queremos introducir algunas mejoras que nos sirvan para ganar potencia, estabilidad, equilibrio, belleza o sencillamente para recuperar nuestra máquina de cuatro ruedas. Así que vamos a ver cómo nos pueden echar una mano los desguaces para tal fin, toda vez que hoy en día esta circunstancia es la más interesante para todos los conductores. Incluidos, claro, los que tienen la suerte de conducir un Volvo…
El desguace es un sitio donde podemos conseguir piezas de ocasión a precios de escándalo. No hablamos solamente de elementos de la carrocería, estamos refiriéndonos incluso a un motor 2 mano, una caja de cambios o cualquier otro repuesto que podamos precisar para que nuestro Volvo responda con prontitud y funcione bien. Así que la presencia de estas empresas hoy en día es algo más que interesante, toda vez que gracias a ellas lograremos un resultado acorde con lo que la crisis nos demanda: precio y calidad.
Teniendo en cuenta esto no podemos obviar otra circunstancia de interés: el desguace incluye elementos de todas las marcas, Volvo incluida. Así que si precisamos una pieza de la carrocería aquí la hallaremos; si necesitamos un motor usado, como en el ejemplo, aquí lo tendremos; basta con buscar entre el stock que nos ofrezca un sitio en concreto, seguramente nos llevaremos una grata sorpresa.
Hay que admitir además que lo que podemos estar buscando para nuestro Volvo no sea tanto un repuesto para que vuelva a funcionar como una pieza que sirva para tunearlo. De nuevo el desguace es de gran ayuda, porque en él vamos a tener a mano desde alerones a cualquier otro elemento que nos servirá para darle a nuestro Volvo otro aspecto totalmente distinto y genuino.
Y por supuesto no olvides que todo cambio que llevemos a cabo requiere que pasemos por la ITV para que nos lo certifiquen, así que estaría bien que no lo olvidásemos por si un día dejamos el Volvo irreconocible y nos para la autoridad de tráfico pidiéndonos las autorizaciones pertinentes para esas modificaciones. Una multa en este campo puede dejarnos el bolsillo temblando, amén de que es posible que incluso nos precinten el coche. Así que teniendo en cuenta esta premisa el resto será coser y cantar en el desguace, esa empresa que se ha potenciado en el siglo XXI y que también es un sitio adecuado para los que tienen un Volvo.

0 comentarios:

Publicar un comentario